Páginas

miércoles, 17 de octubre de 2012

Patatas, huevos & friends... (1ª Parte)

Muy buenas noches =)

Tengo un problema. Es algo que no puedo controlar y que al parecer me viene de familia (mi abuelo materno era famoso por ello, entre otras cosas... ;)
Y es que resulta que
 
soy incapaz de recordar las caras de la gente =S

Dicho así puede parecer una tontería, lo sé.
Pero es que lo mío es grave (puedo estar tres horas hablando con alguien... y ser incapaz de reconocerle si nos vemos al día siguiente. A no ser que haya algo fuera de lo común que me llame la atención; algo que me permita asociar un gesto, un objeto o una característica concreta con la persona. Por ejemplo: el último novio que tuvo la vecina del primero; ni por asomo recuerdo la cara que tenía, pero era difícil olvidar el patinete con el que se desplazaba a todas partes. Con lo que cada vez que veía un sujeto de cierta edad montado en un patinete rondando por la zona yo ya empezaba a preparar la mejor de mis sonrisas para saludarle). 
Y cuando digo grave, quiero decir muy grave... tanto que el otro día fui incapaz de reconocer a mi vecino del cuarto (¿y qué queréis? Ni va en patinete, ni lleva tatuajes visibles, ni el pelo teñido... nada a lo que poder agarrarme... ¡es perfectamente normal! ¿Cómo lo hago?).

 
La cosa se complicó porque Mr. J es justamente lo opuesto; es uno de esos sujetos que parecen haber recibido entrenamiento en el MI5: es capaz de reconocer la cara del señor que fue a arreglar la caldera de sus padres... ¡veinte años después!

Para él es totalmente inconcebible lo que me ocurre -a pesar de que me conoce desde hace una eternidad- por lo que se puso hecho un basilisco '¿¿¿pero cómo puede ser que no reconozcas al vecino... con el que llevas diez años cruzándote por la escalera??? Blablabla, bla, bla... esto es de un mal gusto terrible y blablabla...'.

Me defendí como pude, le dije que no tengo la culpa; ¿y qué puedo hacer yo? No hay mala intención por mi parte... '¿es que quieres que me haga un quiénesquién de los vecinos de la escalera en el recibidor... o que vaya por la vida saludando a todos los que se crucen en mi camino por si acaso?' Si yo ya entiendo lo que me quieres decir pero ya me conoces, o es que no te acuerdas de cuando le hicieron el catéter a mi padre...?
(Lo que ocurrió cuando le hicieron el catéter a mi padre es que yo estaba en la sala de espera cuando salió el cardiólogo para informar de que todo iba bien. Yo notaba que me miraba algo raro pero tampoco le di mucha importancia. Al cabo de un rato llegó J y me dice '¿¿pero es que no le conoces?? ¡Si es el vecino de al lado...!' En esa ocasión me acogí al derecho de confusión y preocupación que genera una situación de ese tipo, aunque no niego que hubiera preferido que me tragara la tierra... =)

La cosa acabó con un terrible sentimiento de culpa por mi parte (pobre vecino... debe pensar -y con razón- que soy una estúpida. ¿Y ahora que hago; le hago una tarta, pico el timbre y le digo 'hola, lo siento; es que estoy loca'?), indignación por la de J... y muy poco tiempo para preparar la comida, con lo que tuvimos que espabilar y preparar
 
Unos huevos estrellados =)

 
Mi receta base
Los ingredientes
- Patatas hervidas con piel (que también podéis hacer en el micro; lavadas, pinchadas y a máxima potencia unos 8 o 10 minutos, o hasta que al tocarlas notéis que están cocidas ;). Suelo calcular dos patatas medianas por persona.
- Cebolla confitada (de esa que yo tengo siempre en cantidades industriales y que os comentaba aquí, clic)
- Huevos (también un par cada ración)
- Sal y pimienta
 
¿Cómo lo hago?
- Vamos primero con las patatas:  una vez cocinadas y enfriadas (si lo hacéis en caliente se os van a deshacer, así que si las cocináis al momento tendréis que remojarlas en agua fría) las pelamos y cortamos a rodajas (ni finas ni gruesas... ya me entendéis, ¿no? ;).
- En una sartén antiadherente ponemos unas gotas de aceite de oliva y salteamos las patatas a fuego medio-alto. Salpimentamos.
- Cuando veáis que se os empiezan a dorar, añadimos la cebolla confitada (yo pongo media cucharada sopera por comensal, aproximadamente), removemos y bajamos el fuego.
- Ahora es el turno de los huevos: en otra sartén antiadherente pondremos un par de gotas de aceite de oliva. Cuando veamos que empieza a coger temperatura cascamos los huevos y los cocinamos a fuego medio, hasta que cuaje la clara pero sin dejar que se cocine la yema (confieso que yo a veces lo que hago es hacerlos a toda castaña por un lado y luego les doy la vuelta y los hago también por el otro... todo rápido, para que cojan la puntilla justa y las claras queden hechas ;).
- Emplatamos las patatas (me gusta usar plato sopero para estas recetas... manías que tiene una =) y colocamos los huevos encima.
Y ahora llega el momento de la creatividad: se trata de romper, estrellar, separar o 'deconstruir' (jaja ;) los huevos.
Suelo acabar el plato con unas escamas de sal y algún toque de perejil.

 
Para ese día a día de trajín y vida de locos que solemos vivir todos, esta receta me parece un comodín de lo más práctico: una ensalada, huevos estrellados, algo de fruta...
 
y listos =)
 
Pero también están esas ocasiones que merecen cierto grado de especialidad y sofisticación. Y es precisamente en esas situaciones en las que los huevos estrellados pueden desempeñar también un importante papel.
 
Sólo se trata de partir de la receta base y empezar a jugar...
 
Con jamón (a tacos, salteado, crujiente...)
Con chistorra
Con 'sobrassada'
Con pimientos verdes, piquillos o pimientos del padrón
Con champiñones
Con espinacas salteadas
Con pisto o 'ratatouille'
Con una buena salsa de tomate (picante o no, con carne...)
Con queso (probad con roquefort y nueces... mmmh =)
Con foie
Con trufas...
 
O también podemos complicarnos la vida y preparar algo un poco más 'chic', pero esto... lo veremos en otro post ;)

 
Lo bueno de los huevos estrellados es que, además de servirlos como plato principal, también podemos utilizarlos (con 'friends' o sin ellos) como entrante, como parte de un pica-pica, como tapita (usando huevos de codorniz)... etc.
 
Así que ya veis que las posibilidades, además de deliciosas,
 
son también infinitas ;)
 
Contadme:
 
¿Estrelláis huevos con patatas?
¿Cuál es vuestra variante preferida?
Prometo intentar encontrar mecanismos para recordar... ¿alguna propuesta =)?
Decidme la verdad: ¿os pasan estas cosas =S?
 
 
 
Besos,
Ingrid
 
*Imágenes Google, Pinterest & We heart it.

30 comentarios:

  1. Yo con lo del vecino me parto!!
    Esa característica tuya es increíble!
    No dejas de sorprendernos.
    O sea que tú en una peli de gangsters no podrías decir eso de "me he quedao con tu cara"?
    Oye igual si invitas al vecino a unos huevos rotos...se le pasa...
    Yo me apunto,así por el morro.Piénsalo mujer,yo sería el invitado "bisagra",para romper el hielo...
    Piénsalo...
    Lo que les pongas a los huevos me da igual,a mí me gusta todo,tú misma.
    Qué? cuándo quedamos con ese pobre hombre de cara estándar?
    Te perdona seguro.
    Y si haces una tartita de chocolate de postre...hasta te vota para presidenta del edificio!
    Hace?
    Bss dear,
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He pensado hasta en poner un cuadrito en el rellano pidiendo perdón... aunque ya me deben ver estúpida, no sé si es cuestión de parecer también loca!!!! Jjajjajaja ;9

      Oye, te vienes a ver si le convencemos??
      Muas =)

      Eliminar
  2. Juo,juo,juo,juo...buenísima tu historia...
    ..pero un poco fuerte,Ingrid,que no reconozcas a tu vecino de hace 10 años...ja,ja,ja...buenísimo que tengan que tener algo especial para que los puedas reconocer... es muy buenooo..

    Y los huevos estrellados...me enloquecen...sólo los he comido dos veces...y las dos en Casa Lucio...ese lugar mítico del Viejo Madrid..
    Siempre he mantenido la fuerte promesa de que los haría ..creo que probé a hacerlos una vez...por algo no he repetido...pero ahora lo reintentaré...por éstas...
    Ja,ja,ja..lo del no reconocimiento de caras..es que es muy bueno...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya... es que es muy fuerte... y lo peor es que va a más... hace unos días estuve con unas clientas (era viernes) y el lunes siguiente nos encontramos en el centro comercial. Y yo pensando 'pero qué diablos miran esas dos???' Y ellas 'Ingrid pero... es que no nos conoces???' Y yo, que tendría que aprender a mentir y de paso también a disimular 'pues... no'

      Te lo imaginas??? Un horror...

      Eliminar
  3. Otro detallito para sorprenderme !!!!!!!!!! Lo de las caras me ha sorprendido, porque yo soy todo lo contrario , en mi trabajo , soy Enfermera, no me queda más remedio que recordar TODAS las caras , no sea que me confunda de paciente............ es más pasan los años y de muchos ,cuando vuelven me acuerdo hasta del nombre, de sus patologias .....pero bueno, te lo perdonamos por esta receta tan rica , para mi huevos-patatas , és un manjar.Un beso.ANA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo nena, yo es que no hay manera... y mira que le pongo empeño... pero si no hay algo peculiar no lo consigo. Y la ropa no vale; ya lo intenté, pero claro, la gente se cambia y a acaban con mi estabilidad...!!!

      Ya lo creo que es un manjar.... mmmmmmm =)
      Besos querida!

      Eliminar
  4. Yo los huevos cocidos y poco más, jeje. QWue sepas q me identifico plenamente con tus despistes y con el marido del MI5 también ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo cocidos????????????? Un día de estos me tienes que contar lo que comes...
      Si será que los dos son agentes secretos y no nos hemos enterado...

      Eliminar
  5. A mi me pasa lo contrario, recuerdo demasiado las caras, a veces me cruzo con gente que al final no sé si conozco de haber hablado con ellas o sólo de cruzarme muchas veces (vivo en un pueblo-ciudad). Así que mi opción final es saludar a todo el mundo jajajajajajjaa lo que hace que la gente me tenga por alguien muuuuuy simpático!
    No creo que haya solución, cada cual es como es y tiene sus propias características.
    En cuanto a los huevos no los he preparado nunca y no sé si los prepararé, mi vida se mantiene en una dieta constante (llevo un año y he perdido 34 kg). Pero como siempre guardo tus recetas, así que, tal vez, un día caigan en una cena de amigos.
    Anto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, felicidades por enfrentarte a ese reto, eso es valor del bueno ;)
      Pues mira, creo que casi que me decanto por tu teoria... saludaré a todos y así, aunque crean que soy una happy de mucho cuidado, nadie podrá decirme que soy una maleducada jajjajajaja!!

      Oye, cuando caigan esos huevos, tómate algo a mi salud; yo lo haré a la tuya con los próximos =)

      Eliminar
  6. Mi padre una vez en el supermercado me dijo que le sonaba mucho la cara de un señor, que si yo sabía quién era. Y vaya si lo sabía, era su cuñado, casado hacía más de 30 años con su hermana.
    No te preocupes, como ves hay casos para todo.
    A mí me cuestan los nombres o ubicar a las personas. Yo veo una cara y JAMÁS la olvido. Ahora, nombres y de qué, ya es otro cantar.
    Y para mí, como un par de huevos fritos con patatas fritas en abundancia...
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JJjajajjaaj me ha encantado tu comentario!!! Primero porque me he sentido muy comprendida y segundo porque por poco me ahogo de tanto reír!!!!
      Eso, con muuuuuuuuuuuuuuuuuuuchas patatas ;)

      Besazo fuerrrte!

      Eliminar
  7. A mí esto me pasa con los nombres...Soy un completo desastre.
    (Los huevos así me encantan)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjajjajajaa... con los nombres también me ocurre!!!

      Muasss

      Eliminar
  8. Jajaja. O sea que cuando por fin te conozca en persona luego no me reconocerás, qué bajón, jajaja. ¡La receta genial! ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ponte algo vistoso, pordiosssss, lo que sea!!! Algo que me resulte exótico!!!

      Besos ;)

      Eliminar
  9. Pobrecita Ingrid, te regañan y es una cosa que no puedes evitar. A mi no me pasa, me suelo quedar con las caras, los nombres, las fechas y es una suerte desde luego.
    No me hables de huevos estrellados a las 11 de la mañana cuando a las 5-45 me tomé un poco de queso de burgos con tomate. Creo que no hay cosas más rica que unos huevos con patatas, ya sean estrellados con friends o sin ellos. Mira ya se lo que vamos a cenar mañana y además me acordaré de ti. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me olvido de todo y en cambio recuerdo cosas raras... un misterio ;)
      Si es que con patatas, huevos y poco más se encuentra la felicidad =)

      Muchos besos!!

      Eliminar
  10. Yo también soy muy mala con las caras pero peor con los nombres, con lo cual cuando voy a presentar a alguien lo paso muy, muy mal.
    Y sí, me han pasado cosas horribles del tipo alguien que me encuentra y me saluda con tanta efusividad que no encuentro valor para decirle "perdona, recuérdame de qué nos conocemos" A alguien que me pregunta por "parientes y arientes" y sabe más de mi vida que yo, no le puedo venir con ésas sin que termine pensando que soy una idiota, con lo cual, planto mi mejor sonrisa, cauta que soy por naturaleza, me mantengo dos pasos detrás y sin dejar de mostrar cara linda le deseo lo mejor y le digo que me ha encantado verla... todavía me estoy preguntado de quién se trataba...

    Me encantan las papas y los huevos fritos, estrellados o cómo sea, de vez en cuando me premio con algo así.

    Buen día, Ingrid y tranquila cuando vuelvas a ver al Señor, si es que recuerdas su cara... sonríele, siempre viene bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sisisisis, ahí está la clave; saludar a todos y poner sonrisas con efusividad en grado medio!!!

      Yo también los tomo como premio, jajajjajajaja =)
      Muchos besos querida!!

      Eliminar
  11. Toc, toc... si, soy yo, ejem ejem, la impresentable de Moneypenny... sniff snifff... tia, soy una impresetnable, hace cuanto no me paso a verte??? años¡¡¡ tia, soy una impresentable... mujer... pero te tengo en mis oraciones... cuando oro que puffff... bueno en fin... lo que te pasa a ti le pasa a mi madre... pufff me pone negra, no lo soporto, soy con tu marido. Y ella dice lo mismo que tu que que quiero que le haga. Con vecinos todavía no la ha pasado, o por lo menos no me lo ha dicho...
    Los huevos estrellados me gustan con todo y lo preparo con todo¡¡¡ Que putada tia pa un día que paso a verte y me hablas de eso¡¡¡ a la hora de la comida¡¡¡ con la ful que me he traido hoy¡¡¡¡ ves pq no me paso más amenudo??? la culpa es tuya. Adios, hasta Navidades, más o menos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Navidades???? Joeeeeeeeeeeeeer cuántos huevos habré comido hasta entonces?? Me lo quieres decir...???

      Dios menos mal que no estoy sola!!! Dale dos besos a tu madre y ora mucho por nosotras, anda...

      Eliminar
  12. Lejos de querer alarmarte, te diré que tu problema tiene un nombre: prosopagnosia. Se puede producir tras una lesión en la zona del cerebro que se encarga del reconocimiento facial, en el sistema límbico. Pero en tu caso me imagino que es más un tema de despiste. o... quizás es que no quieres o no te interesa reconocer a tu vecino por algo algo en especial??? No sé, no sé. La verdad es que es curioso. Yo me quedo con toooodas las caras del mundo mundial, aunque me cuesta ubicarlas luego en el dónde, el cómo... y para los nombres soy pésima.
    Por cierto: huevos rotos con patatas: manjar de manjares. Y si es con choricillo ya... mmmm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh si... I love chorizo y similares =)

      Oye, me has salvado la vida!! Ponerle un nombre ha sido taaaaan liberador!!! Y qué hago?? Me lo miro o qué?? Es que una de dos, o soy mucho más despistada de lo que nunca llegué a imaginar o realmente hay algo ahí que hace que no conozca ni diosss =S

      Bss

      Eliminar
  13. Prosoqué??? Madre mía, Ingrid, que tienes algo!!

    Yo sí me acuerdo de todo el mundo, sin embargo, no me acuerdo de mi vida!!! En serio, y eso sí que es fuerte. NO es que olvide lo malo que me hacen, que es lo primero, sino que hay episodios de mi vida que me tienen que recordar mis amigas. Muuuuuuy fuerte. Y me empiezo a precoucpar, que soy joven! Las películas, se van prácticamente según entran. Es un poco horrible, así que ya ves, lo tuyo no es tan grave! :)

    De los huevos estrellados... EL mejor plato del mundo mundial!

    De tu post... Que sigues tan graciosa y genial como siempre! besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que te olvidas de tu vida??? Pues ahora que lo dices no sé si me olvido de la mía... pero no lo descarto, últimamente me siento como muy libre... jajajajaj!!!

      Pero nena, yo creo que con unas vacaciones se nos arregla... ;)

      Unas vacaciones de huevos estrellados... qué te parece??

      Besazo!

      Eliminar
  14. A mi me pasa al revés!! Me acuerdo TODAS las caras, incluso del verdulero, quien sea... el tema es que cuando lo vuelvo a ver, me cuesta saber de donde lo tengo... y eso me pone mal! hasta que lo descubro y me sorprendo yo misma que me acuerde de esa cara! jaja

    ResponderEliminar
  15. Vale, que sepas que con este post he tenido un subidón de autoestima: ¡A mí me pasa lo mismo! Y lo peor es que se suma a eso una dioptría y pico en cada ojo. Total: un desastre mayúsculo.
    Así que, muchas veces, cuando una cara me suena, y saludo a esa persona, resulta que es alguien que coge mi mismo tren desde hace un siglo, o con quien he coincidido en algún sitio un montón de veces... pero sin tener la más mínima relación. Voy de situación vergonzosa en situación vergonzosa... Espero que, algún día sea capaz de acostumbrarme ;)

    ResponderEliminar
  16. Bueno, pero si cogéis el mismo tren ya casi sois parientes, no???? Jjjajajaja!!
    Yo también ando intentando acostumbrarme... dime, tú crees que lo lograremos =)?????

    ResponderEliminar

Y tú, ¿cómo lo ves ;)?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...