Páginas

lunes, 29 de octubre de 2012

Château de Moissac

¡Hola chic@s ;)!

Aunque ya os lo he comentado otras ocasiones, creo que hoy la cosa viene más a cuento que nunca; y es que...
 
 yo de pequeña siempre quise ser princesa =)
 
Sí... la vista se me iba detrás de los charoles, los vestidos rosas, los lazos, los tules y las melenas recogidas con cintas de raso.
Pero -y también hemos hablado de ello-, mi madre tenía un concepto muy diferente de la feminidad infantil y no dudaba en vestirme con botines, camisas de cuadros,  tejanos (y/o pantalones de pana) y en cortarme el pelo a lo 'garçon'.
 
Que ahora me parece muy 'chic' y estiloso pero en aquel momento hubiera cambiado toda mi colección de muñecas por una laaaaarga melena rubia y ondulada...  Nadie puede hacerse a la idea de lo que me hacía sufrir ese maldito anuncio de Johnson's (¿lo recordáis? Salían una madre y una hija agitando sus melenas doradas al viento a cámara lenta... qué tortura pordiossssss... ;)
 
Pero si había algo que para mí representara el súmmum del 'aprincesamiento' era
 
el ballet
 
Pedí, pataleé, supliqué y lloré que me apuntaran a clases de ballet. Todo fue en vano.
Como bien podéis suponer, en mi vida no hubo ni tutús ni zapatillas; porque mi madre (siguiendo la línea del peinado 'a lo garçon', las camisas de cuadros y los jerséis de esquiador) decidió que para mí eran mucho más adecuadas
 
...las clases de judo =S
 
¡Judo! ¿Os lo podéis creer?  Me equipó con un 'judogi', ignoró todos mis berrinches y para allá que me mandó.
Fueron pasando las clases, los días y llegamos a la primera competición.
Mi rival era una niña de mi misma edad y tamaño, pero dotada con una fuerza sobrenatural; me derribó sin dificultad varias veces.
Decidí no darme por vencida y darlo todo (no me habían dejado hacer ballet y era negada en la práctica de las artes marciales, ¿qué podía perder?) así que improvisé todo un repertorio de llaves inventadas, zancadillas y tirones de pelo... con los que no gané la competición pero sí logré ver algún que otro brillo de terror en su mirada.

Nos fuimos para casa; yo con una medalla -y sabiendo contar del uno al diez en japonés- y mi madre con la firme convicción de que el judo no era lo mío.

Con el tiempo mis gustos fueron evolucionando y aprendí a apreciar la belleza de lo 'casual', el encanto de lo rústico...

y los cortes de pelo a lo garçon ;)

Pero todo esto nunca impedirá que siga teniendo 'arrebatos princesiles' de vez en cuando y me enamore de espacios como estos:

Château de Moissac



 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


Contadme,

¿Qué os parece el 'Château de Moissac'?
¿Judo o ballet =)?
¿Algún anuncio traumatizante en vuestra infancia ;)?
Por cierto; 'more than Chic' ya tiene Twitter (ya sabéis; nunca es tarde... =)
 
Besos,
Ingrid


PD: ¡Acabo de recordar dónde fue la primera vez que vi una imagen de este 'château'! Fue en el blog de Carmen (clic ;).
Un día iremos tú y yo, gitana; ya verás lo que nos vamos a reír ;). 

Fotos y más información aquí, clic =).

31 comentarios:

  1. Pues yo de pequeñaja era más bien de judo. El rosa me repelía, el pelo me importaba un pimiento y me lo pasaba pipa jugando al futbol con los niños. Pero... la gente evoluciona (para bien o para mal, no lo sé). Y aunque lo de princesa sigue sin ser lo mío... no le hago ascos a este palacete que nos muestras. Amos, que me mudaba allí ahora mismito sin pestañear. Y le daría algo más de vidilla porque tanto beige me da depresión :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver... yo creo que algo de ganchillo también se lo ponía... jjajajaja!!!
      En la evolución está el truco =)

      Bss

      Eliminar
  2. Tiene gracia,mi madre mebpuso una habiyacion con tocador todo en rosa , como las princesas;me dejo el pelo largo, muy largo;me apuntó a clases de ballet con tutú rosa y moño con lacito y cada año mi.abuela me hacia un traje de princesa distinto.

    Como consecuencia odio el rosa, los trajes con cancan y las princesas aburridas que no sabían resolver sus problemas.
    Lo único que me sigue gustando es el ballet, aunque no lo volví a bailar, con.catorce años me pasé al funky jajaja.
    Creo que lo mejor es escuchar a las niñas y adaptar sus aficiones a sus gustos; vamos q siento mucho que no tuvieras tu tutú.
    Lo que tengo claro que es mejor ser princesa de niña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joe vaya ortografía. Es muy difícil escribir desde el móvil. Lo siento

      Eliminar
    2. Nada de lo siento!!! Ya lo creo que es complicado ;)
      Supongo que lo suyo es el equilibrio, no?

      Pero diosssss, cómo lo encuentro yo ahora... era un judogi =)!!!

      Eliminar
  3. Vaya!!! Pues me acuerdo de la foto de la fachada con las velas. Era de una juerga hampstediana.
    Gracias dear!
    Ese baño, ese baño , ese baño es justo lo que me haría falta ahora!!!!
    Claro q iremos algún día!!
    Oye...yo iba a ballet...
    Mi madre también me cortaba el pelo.Me sentaba de penita pena, y ella erre que erre.
    Eso sí dell judo me libré!! Jajajajaajjajajjaj
    Lo q me he reido imaginándote en el tapete repartiendo empujones a discreción! Jajajaajjajajaj
    Un achuchón enorme y un besazo,Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hasta mi madre se partía leyendo esto y recordando el momento rambo de su hija... encima se ríe??? Si es que no tiene perdón... jjajjjaja ;)

      Muuuuuuas

      Eliminar
  4. Si el premio es un chateau así, incluso yo querría ser princesa!
    Algún día te contaré mi paranoia infantil con el anuncio del cancerígeno Planschi burbujas para el baño...
    Un abrazo
    Jürgen

    ResponderEliminar
  5. Mi madre también era de rosa y vestiditos. Así qué no me quito los vaqueros yvoy mucho de negro. Somos así de contradictorios...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo vaqueros y negro también... eso debe ser la actitud estándar =)

      Eliminar
  6. Es que quien nace princesa, muere princesa.

    ResponderEliminar
  7. Como me gustaría ser princesa y vivir en este chateau...es una maravilla, realmente precioso!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me apunto... y no creo que estuviéramos solas ;)

      Eliminar
  8. Yo también acabo de tener un arrebato. Mi madre no era tan radical, gimnasia rítmica y pelo largo en trenzas...

    bkos

    ResponderEliminar
  9. Tu Château, una auténtica maravilla.
    Yo de ballet, me costó años llegar, pero llegué.
    Y respecto a los cortes de pelo también mi madre adoraba verme sin melena, tanto que le costó un disgusto con la peluquería que le llegó a decir que por qué insistía tanto en cortarme el pelo y a partir de ahí me sentaba en la mesa del salón y se encargó ella misma durante años.


    Feliz día.
    Saludos, Ingrid.

    ResponderEliminar
  10. Pues siento decirte que yo soy cómo tu madre. Me moría por tener una niña pero me daba pánico pensar en la época de princesas que todas pasamos. Odio los lazos, los tules y los vestidos cursis así que a mi hija siempre la he vestido modernita, incluso me planteo si me he pasado porque con 8 años hay veces que se viste de gótica (jugando, claro).Eso si, de pequeña fui a ballet, a mi profesor le llamaban La Paulova, imagínate cómo era. Mi viaje de novios fue por el Loira y los hoteles eras castillos, en uno de ellos la habitación era una almena, qué recuerdos !!! Un besito Ingrid.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JJjajajjajja gótica???? Flipo!!! Lo que me he reído con esto... juas juas ;)

      Eliminar
  11. me identifico con cada una de tus palabras!!!

    ResponderEliminar
  12. Yo de muy muy pequeña era del tipo 'Todo rosita y pomposo, gimnasia rítmica,...' y progresivamente fui desligándome del rosa (hasta ser el color 'no deseado' del momento Ux_D), aunque la gimnasia rítmica me sigue pareciendo preciosa :P

    Eso si, esos espacios de ensueño que pusiste me encantan con mayúscula, no me importaría ser una princesa (de celeste, por ejemplo xD) en ellos :P

    Besitos ♥!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo acepto ser bruja con tal de vivir ahí jjajajjaja!!!

      Muuuuuas =)

      Eliminar
  13. Mi infancia es un rosario de traumas. En mi caso mi madre me ponía vestidos con lazo que volvían llenos de grasa porque se enganchaban en la cadena de la bicicleta o manchados de sangre porque me había caído del muro que escalaba.
    De todas formas con ese escenario cualquiera quiere ser princesa.
    Me gusta tu blog, te sigo y te invito al mio y si te gusta, el seguimiento pueda ser mutuo :-)
    Besos
    Susana

    ResponderEliminar
  14. Aparte de tener un gusto exquisito, una enorme creatividad y una habilidad extraordinaria para encontrar soluciones organizativas, eres muy divertida escribiendo, logrando hacerme reir cada vez que leo tu blog!! De verdad que soy una Fiel seguidora!!
    No dejes de sorprenderme!! Mil gracias amiga bloguera!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wow... mentiría si no dijera que me emocionaste... vaya es que además estuve varios días como alelada, en otro mundo ;)

      Muchas gracias y mil besos!

      Eliminar
  15. tú ya eres una princesa, Ingrid! :)
    JOe con el chateau! Yo fui a ballet y ahora que no hago nada lo echo d emenos, me estoy quedando como un blandiblú! qué pena! Auqnue más pena habría dado si me hubieran apuntado a judo!
    Un besito

    ResponderEliminar
  16. Blandiblú?????? Jjjajjjajajja!!! Pero qué buena eres, leñe!!
    Voy a adoptar el término ;)

    Besazo

    ResponderEliminar

Y tú, ¿cómo lo ves ;)?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...